CONOCE MÁS DE LA CIRUGÍA DE COLUMNA

CONOCE MÁS DE LA CIRUGÍA DE COLUMNA

La cirugía de la columna consiste en llevar a cabo una cirugía con el fin de corregir posibles anomalías de carácter estructurales, puede a llegar a ser muy compleja o también se puede realizar con procedimientos mínimamente invasivos.

Lo primero que debes de saber es que existen diversos tipos:

  • Disectomía: consiste en extraer la parte herniada del disco para acceder al nervio inflamado y aliviar su irritación.
  • Laminectomía: se retira el hueso que cubre las vértebras y se agranda, para aliviar la presión originada en una estenosis.
  • Fusión: la fusión espinal consiste principalmente en unir dos o más huesos de la columna. Con ello se puede aliviar el dolor dando estabilidad a una fractura o simplemente para eliminar el dolor que se inicia con el movimiento de las vértebras, que pueden degenerar o lesionar alguno de los discos vertebrales.
  • Implante de disco: como alternativa a la fusión está el implante de un disco, aunque no se puede utilizar en todas las personas.

Antes y después de la cirugía:

Se solicita que el paciente ingrese al centro médico un día antes del procedimiento para que se le hagan pruebas de anestésicos, examen físico y se ultimen los detalles del proceso preoperatorio.

El paciente no debe ingerir alimentos ni agua al menos 15 horas antes. Si bien no se requiere una preparación especial, es necesario estar preparado para un proceso largo y difícil de recuperación.

Al concluir la cirugía, deberás permanecer hospitalizado de 3 a 5 días para que el médico vigile tu evolución y cuando sea pertinente, te dé el alta.

Una vez en casa, el tiempo de recuperación dependerá del tipo de cirugía que te practicaron:

  • En una disectomía y laminectomía el periodo es de 15 a 20 días.
  • En una fusión e implante de disco, puede ir de cuatro a cinco meses para volver a tus actividades y la cicatrización del hueso puede ser de un año o más.

Escribir un comentario