¿QUÉ ES LA ARTRODESIS?

¿QUÉ ES LA ARTRODESIS?

La artrodesis consiste en la inmovilización rígida e irreversible de uno o más segmentos vertebrales para aliviar el dolor vertebral y prevenir o tratar la inestabilidad. Puede asociarse a descompresión del canal si es necesario.

Beneficios de la intervención

El objetivo de la artrodesis es estabilizar la columna vertebral para aliviar el dolor local.

Además, la descompresión de las raíces nerviosas alivia el dolor ciático y la dificultad para caminar propias de la estenosis de canal.

En caso de daño medular, los síntomas como debilidad o falta de sensibilidad pueden tardar en recuperarse o permanecer como secuelas, dependiendo del grado de daño ya establecido.

Descripción técnico-médica

ARTRODESIS CERVICAL ANTERIOR: abordaje poco invasivo mediante incisión transversal en la cara anterior del cuello. Se sustituyen los discos por implantes o hueso del propio paciente. Suelen utilizarse placas atornilladas para corregir las curvas.

ARTRODESIS CERVICAL POSTERIOR: abordaje más agresivo con incisión longitudinal en la parte posterior del cuello. Se descomprime el canal medular y los nervios cervicales sin manipular los discos. Se utilizan tornillos y barras para la fijación.

ARTRODESIS TORÁCICA/LUMBAR POSTERIOR: abordaje estándar para la descompresión del canal y la fijación con tornillos pediculares y barras, generalmente de titanio. Se utiliza injerto de hueso del propio paciente o bien sintéticos XLIF: abordaje lateral mínimamente agresivo para la columna lumbar. Se respetan todas las estructuras sanas de la columna.

Precisa atravesar el músculo psoas, pudiendo causar debilidad más o menos transitoria en la pierna. No es posible en L5-S1

Axia-LIF: abordaje percutáneo específicamente diseñado para L5-S1.

OLIF: abordaje oblicuo a la columna lumbar, mínimamente invasivo, con escasos riesgos, pero sólo válido desde L2 a L5

ALIF: abordaje anterior a la columna lumbar. Altas garantías de fusión intersomática. Mayor riesgo vascular que otros abordajes.

La intervención

La artrodesis vertebral se realiza en quirófano bajo anestesia general. La duración habitual de esta intervención es de entre 1 y 5 horas, dependiendo del tipo de abordaje y la región intervenida, si bien el paciente permanece en el quirófano y la sala de despertar entre 3 y 7 horas. El paciente estará hospitalizado entre 1 y 10 días.

Medidas preoperatorias

  • Valoración previa en consulta, decidiendo y exponiendo los aspectos concretos de la intervención y entregándole el consentimiento informado.
  • Realización de un estudio preoperatorio completo con pruebas de laboratorio, ECG y estudios de Rayos X.
  • No beba alcohol ni fume 48 horas antes de la cirugía.
  • Si la cirugía está programada por la mañana, debe acudir en ayunas al hospital. Si es por la tarde, desayune temprano y no tome alimentos sólidos ni líquidos a partir de las 9 horas.
  • No debe llevar ningún objeto metálico durante la operación (anillos, pulseras, pendientes, piercing, etc.)

Cuidados postoperatorios

  • Debe cambiar de postura en la cama con ayuda, preferentemente de lado.
  • Los drenajes (si los hay) se le retirarán a las 24-48h de la cirugía.
  • Por lo general se levantará al día siguiente de la intervención.

USO DE ORTESIS TRAS LA OPERACIÓN

  1. En el caso de una fusión lumbar o torácica de cualquier tipo, se le pedirá que utilice corsé durante 2 meses, salvo para dormir.
  1. En las artrodesis cervicales no es necesario utilizar ortesis, salvo que su médico se lo especifique.

RESTRICCIÓN DE LA MOVILIDAD POSTQUIRÚRGICA

  1. Tras una fusión lumbar o torácica debe caminar los días siguientes a la cirugía, evitando agotar la espalda. Notará que puede incrementar la distancia progresivamente. Utilice asientos con respaldo recto para sentarse mientras lleve corsé
  2. Tras una fusión cervical debe mover el cuello con normalidad, pero nunca bruscamente.

DESPUÉS DEL ALTA DEBE:

  1. evitar durante 2 meses cargar peso, agacharse, doblarse o cualquier postura forzada de la columna, deportes, tareas de la casa o conducir
  2. contactar con nosotros si tiene dolor en el pecho o dificultad al respirar; debilidad en alguna extremidad; procesos febriles y escalofríos o supuración por la herida.

Consulte a su médico sobre cuáles son los riesgos que más corresponden a su caso.

CASOS DE ÉXITO

Excelentes resultados en cada uno de estos procedimientos.

Uno de los casos que me dio gusto llevar fue el de la señora Bárbara que tiene 74 años de edad, ella llegó con un dolor muy fuerte en ambas rodillas. Al revisarla el diagnostico otorgado fue que tenía degeneración de ambas rodillas que aumentaba a la marcha prolongada. Por lo que el tratamiento que se le realizó fue el de infiltración de ambas rodillas con una mejora inmediata del dolor.

Laura de 69 años de edad llegó a mi consultorio con dolor en la rodilla izquierda, traía un edema y crepitación a la flexo extensión, así que decidí realizar una colocación de prótesis en su rodilla izquierda y actualmente puede caminar sin dolor.

Toñita es una paciente de 60 años, que acudió al consultorio por dolor crónico en región lumbar, que se irradia el dolor en glúteos, muslos y piernas. Además, le acompañaba con hormigueo, perdida de fuerza en piernas. Por lo que el tratamiento ideal para esta paciente fue realizar un tratamiento Quirúrgico con Instrumentación Lumbar + Descompresión, por lo que aliviamos su dolor y puede seguir con su mismo estilo de vida.

Escribir un comentario